martes, 9 de junio de 2009

Inteligencia. Relación entre memoria, motivación y experiencia

ALGUNOS ASPECTOS PEDAGÓGICOS DEL APRENDIZAJE ADULTO

Entre los más importantes , se encuentran: la inteligencia, la memoria, la motivación y la experiencia.

Una de las cuestiones que más preocupa a la hora de plantearse el desarrollo humano, es el desarrollo mental. De hecho, lo que inquieta especialmente, en este sentido, es el hecho de saber cómo evoluciona esta capacidad con el paso de los años, esto es, si el factor cronológico conlleva a su declive. Se ha pensado durante mucho tiempo que las personas adultas tenían mayor dificultad para aprender que en la infancia y la adolescencia, y esto era debido a que la inteligencia disminuía a medida que avanzaba la edad (teoría del déficit). Al hablar de inteligencia, pues, nos estamos refiriendo a la capacidad de la persona para llevar a cabo la resolución de un problema o cualquier otra cuestión que se le plantea en su vida. Hemos de tener en cuenta que, además de la inteligencia, en el proceso de aprendizaje influyen también otros factores, como son la memoria, la motivación y la experiencia.

Cabe señalar que no podemos “medir” el desarrollo mental de las personas en base a pruebas mentales, pues, realmente, no son lo suficientemente verídicas para el análisis de las capacidades intelectuales de las personas adultas, puesto que en lo que al desarrollo mental respecta, la velocidad en estas personas disminuye, pero sus habilidades en el aprendizaje no.
Dicho esto, dedicándonos a la inteligencia, cabe señalar:

La inteligencia fluida (estructuras del sistema nervioso): es la inteligencia que tiene la persona que está relacionada con el desarrollo

La inteligencia cristalizada (habilidades de la propia cultura): está unida a la adquisición de habilidades y construcción general de la inteligencia que está pasada por la experiencia. Ocurre en personas de aproximadamente 35 años no tienen esta agilidad mental que puede poseer un joven, pero la causa no es la torpeza, sino, porque, por ejemplo, un joven aprende idiomas desde pequeño, pero la persona adulta no. Basta con comprar nuestro aprendizaje de informática con el que tuvieron nuestros padres y nuestros mayores, pues éste para ellos fue nulo. Cuando una persona llega a los 60 años posee un impedimento, que es la disminución de la psico-motricidad, pero ello no significa que no tenga inteligencia, sino lentitud en sus reflejos.

Así pues, en la inteligencia influyen 2 factores fundamentales: la herencia y el ambiente.
Cabe señalar que los mayores suelen poseer una mayor inteligencia cristalizada, pero no por ello disminuye la fluida. A medida que la persona se culturiza más, va creciendo la inteligencia cristalizada. Así pues, la flexibilidad cognitiva, en este sentido, se vuelve más rígida.
Por otra parte, cabría destacar la importancia que tiene el papel de la memoria dentro del aprendizaje, puesto que sin la asimilación y el posterior almacenamiento de los conocimientos y la información que llegan a la persona (memoria), aquél no sería posible. Podemos definir la memoria como la capacidad para evocar información o procesos previamente aprendidos.

En cuanto a la motivación, hemos de señalar que su papel también es fundamental en dicho proceso de aprendizaje, que también se encuentra interrelacionada con la satisfacción. Asimismo, siguiendo a Pérez Serrano, hay diversos motivos a tener en cuenta en lo que a la motivación se refiere: motivos internos (satisfacción) y externos (resolución de problemas). La motivación es el estado o disposición del individuo que lo inclina a cierto comportamiento o a la consecución de determinadas metas.

Ciñéndonos, en este punto, en la experiencia, hemos de señalar que se trata de una fuente natural de conocimiento, y el proceso por el cual la persona ha ido adquiriendo saberes y conocimientos, habilidades, competencias, actitudes, etc., todo ello producto de sus relaciones con el ambiente que le rodea. En conclusión, puede afirmarse que a medida que el sujeto va adquiriendo más vivencias, esto es, se va nutriendo de experiencias, mayor será el grado de flexibilidad en su desarrollo mental, así como su adaptación. La experiencia, pues, se refiere a los conocimientos, aptitudes, habilidades y actitudes adquiridos a lo largo de la vida a través de contextos de educación formal, no formal e informal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada